4 noviembre, 2020

La otra cara de las noticias

LOS RESTOS DE ALAN Y HÉCTOR IBAN A SER CORTADOS EN FILETES PARA SER VENDIDOS EN UN MINI SÚPER

PLUMA FUENTE

Juan Bermúdez

La Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) ha detenido a los tres presuntos asesinos –quienes son integrantes de la Unión Tepito- de Alan Yahir y Héctor Efrain sin embargo, los culpables siempre quedan libres cuando compran a las autoridades.

De acuerdo con información proporcionada por fuentes altamente confiables, relacionadas con la investigación del caso, los restos de ambas víctimas que fueron metidos en cajas de cartón y transportados en un diablo, tenían como destino una vecindad marcada con el número 33 ubicada en la calle Peralvillo, misma que funge como «búnker» de la Unión Tepito y en la cual, el 27 de octubre de 2019 fueron hallados 55 cráneos humanos.

En ese inmueble, los restos de ambos menores iban a ser cortados en filetes y empaquetados para ser distribuidos en una de las sucursales del consorcio SuKarne que se encuentra ubicada en la calle Mosqueta 134, colonia Guerrero, alcaldia Cuauhtémoc, donde serían vendidos al público para su consumo.

Los responsables que iban a realizar esa macabra tarea son Carlos Alejandro Leal y Alexander Duarte Bustos por robo, en tanto que Ricardo Evangelista Valdez por robo calificado y encubrimiento.

Además, José Alberto Segura, por delitos contra la salud, José Segura, por encubrimiento y Santín Calletano Torres por narcomenudeo.

Los dos adolescentes desaparecieron la noche del martes 27 de octubre. Ese día los vieron por última vez afuera de la vecindad donde vivían, en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

Cinco días después, un hombre que llevaba en un “diablito” una caja de plástico y un bote fue arrestado en calles del centro. La policía descubrió llevaba los restos de los dos menores.

Horas más tarde los padres acudieron al forense para identificar los cadáveres mutilados e incluso presentabas huellas de tortura y no tenían ni orejas ni dedos. Ambos tenían dos días de haber sido asesinados.

Apenas eran unos niños. Alan Yair tenía 12 años y Héctor Efraín, 14. Los dos eran hijos de indígenas mazahuas de San Antonio Pueblo Nuevo, Estado de México, y vivían en la ciudad desde pequeños. Solían acompañar a sus padres en las horas de trabajo. Eran comerciantes ambulantes.

Al anochecer Héctor le dijo a su madre que iba ir a la tienda con su hermano. Sus padres no los volvieron a ver.

Ayer, los padres acudieron al forense para identificar los cadáveres. Y aunque sospechan que habían comenzado a vender droga recientemente, la familia piensa que ambos fueron ejecutados por la relación con una joven. Los resultados que arrojó la necropsia confirmaron que fueron torturados y mutilados.

El sujeto que llevaba los cuerpos fue identificado como Édgar “N” y aunque al principio se dijo que era miembro de la Unión Tepito, después se informó que en realidad no pertenecía a ningún grupo delictivo y que al parecer solo le estaba haciendo un favor a los verdaderos delincuentes, supuestamente a cambio de dos bolsitas de cocaína.

De acuerdo con los reportes, es su cuarta captura. Lo habrían encarcelado previamente en 2011, 2014, y 2019.

APUNTES FIDEDIGNOS

Con globos blancos que lanzaron al cielo y aplausos imparables fueron despedidos por familiares y amigos, los niños mazahuas Alan Yahir y Héctor Efrain.

La calle Pensador Mexicano se cerró y solo quienes convivieron con ellos y su familia estuvieron presentes en las exequias.

Las investigaciones señalan que los menores sufrieron lesiones degradantes como mutilaciones de falanges y orejas.

Sus verdugos los seccionaron y sus restos los depositaron en bolsas y cajas de plástico que abandonaron en Belisario Domínguez y República de Chile, colonia Centro.

El sospechoso Edgar “Z”, detenido con el diablito y las cajas con los restos, fue enviado al Reclusorio Oriente y un juez le dictó prisión preventiva oficiosa.

Alan y Héctor, acordaban verse por la noche para acompañarse y acudir juntos a vender dulces en diferentes calles, principalmente en Eje Central y Donceles.

En cuatro días nada se supo de los menores, se intensificó su búsqueda en calles del Centro Histórico y la tragedia se supo con el hallazgo de sus cuerpos la madrugada del domingo 1 de enero y el arresto del sospechoso.

El Ministerio Público inició la carpeta de investigación CI-FIEDH/2/UI-1C/D/00279/11-2020 por el delito de Homicidio Calificado.

Las investigaciones refieren que miembros de La Unión Tepito son los responsables del doble crimen.

De hecho, las indagatoria a advierten que dos sujetos llevaban el diablito con las cajas y los restos humanos; estas se cayeron y se retiraron.

Posteriormente contrataron por 200 pesos a Edgar “Z”, para que finalizara el trabajo de tirar los cuerpos, pero al levantar las cajas, policías de SSC lo capturaron.

La información debe ser compartida