31 julio, 2020

La otra cara de las noticias

PROVOCA PANDEMIA MIEDO SOCIAL ANTE EL REGRESO A LAS ACTIVIDADES NORMALES

Octavio Campos

Con el retorno de algunas actividades esenciales y la imposición de una nueva normalidad, se produce un fenómeno de miedo frente a esa ignota realidad y los mexicanos nos vemos escépticos a realizar con seguridad esas cotidianidades.

Un estudio elaborado por la empresa Mitofsky revela datos aterradores. Su director, Roy Campos, dice que el 97.5 por ciento de los encuestados tiene miedo de asistir, de nueva cuenta, a algún servicio religioso, es decir no quiere ir a misa; el 94 por ciento no pretende regresar, por el momento, a un bar o asistir a un concierto.

El 92 por ciento de los entrevistados no desea ir a un estadio deportivo, a una boda y mucho menos a un funeral; el 91.5 por ciento dijeron no querer llevar a sus hijos a la escuela o a una guardería; el 91 por ciento no programa caminar en el centro de la ciudad; 90.1 no asistiría ir al cine, ahora que los abran; el 89 por ciento no quiere ir a comer a un restaurante que tenga el servicio de buffet, y el 88.5 por ciento no pretende hacer ejercicio en algún gimnasio.

Mitofsky también descubre que en una sociedad tan amigable y apapachona, el 87 por ciento no desea visitar a un amigo o a la familia, y el 86.4 no quiere abrazar o estrechar la mano. El 85.6 por ciento no pretende utilizar una alberca pública; 84.7 no experimentaría viajar en avión,

y el 84.4 por ciento tiene miedo a estar en la sala de espera de algún consultorio; el 84.6 por ciento se rehúsa a trabajar de manera presencial en oficinas; el 83.8 por ciento no se visualiza comiendo en el interior de un restaurante cerrado, y el 82.9 por ciento no quiere ir de compras a un centro comercial.

Nuestra sociedad es más proclive a las actividades al aire libre como ir a un campamento, abrir cartas o correos, recibir paquetería, encargar comida a domicilio y curiosamente se sienten más seguros cuando van a cargar gasolina.

Muy significativo es el estudio presentado por Roy Campos y demuestra que lo que llaman nueva normalidad afectará negativamente los nuevos patrones de conducta y el comportamiento de consumo. Se corre el riesgo de que una sociedad tradicionalista como la nuestra emigre a un frío distanciamiento afectivo. Lo demás ya lo habíamos experimentado como es el alentar las compras por internet, el aprendizaje a distancia, las visitas virtuales a museos o la lectura en algún dispositivo móvil. La librería Gandhi, que en los últimos tiempos había desplegado una exitosa campaña de publicidad exterior para alentar el hábito de la lectura, hoy cierra las puertas de su local fundador en la calle de Miguel Ángel de Quevedo en Coyoacán. No dejemos que el destino nos alcance.

La información debe ser compartida